Advertencia: Este Blog contiene material dirigido a un público adulto e incluye desnudez, lenguaje vulgar y alusiones de tipo sexual. Se recomienda orientación paterna.

lunes, diciembre 13, 2010

Hoy critico yo: The Walking Dead


Como no podría ser de otro modo, el convoy hizo lo que se esperaba de ellos, huir hacia delante, sin rumbo fijo, en busca de una esperanza que no tiene visos de aparecer.

De esta manera termina la primera temporada de una de las series más esperadas y mejor publicitadas de la televisión moderna, The Walking Dead, basada en la serie de comics creada por Robert Kirkman, Tony Moore y Charlie Adlard, Los Muertos Vivientes para Image Comics, desarrollada por el director y guionista Frank Darabont, responsable de La Milla Verde o Cadena Perpetua.

A grandes rasgos, estamos ante una gran adaptación de las desventuras de Rick Grimes (soberbio Andrew Lincon) y su peculiar familia de supervivientes a nivel técnico, estético, ambiental y de personajes (con alguna que otra excepción), pero que en el computo general respecto a la historia narrada ha sido muy decepcionante, con unos altibajos demasiados pronunciados, por no decir un ritmo muy pausado y lento en cuatro de los seis episodios que consta esta primera temporada, compartiendo los mismo errores de tempo que en el cómic, donde no ocurre nada en varios episodios, resultando aún más sangrante en una serie de televisión.

Tras el magnífico cuarto episodio escrito por el propio Kirkman (biblia de escritura de una serie de zombies y supervivencia apocalíptica), el bajón que representa la serie es asombroso e inesperado, más aún cuando quedaban dos episodios para cerrar la temporada, dando la sensación de no saber qué hacer y cómo terminar una historia iniciada a penas tres capítulos antes. Lo que ocurre en estos dos episodios, bien se podría haber contado en uno solo, evitando así tener que ver un final alargado sin sentido alguno, lo cual es una pena, por que repito, solamente constaban de seis episodios para contarnos el principio de la incepción zombie, nadando en demasiados tópicos, restando importancia al futuro de personajes muy interesantes y bien elaborados.


Con un más que correcto primer episodio (con uno de los momentos de la serie, la piedad mostrada por Rick al matar un zombie sin piernas), los cambios respecto al cómic se inician con el segundo episodio (el mejor junto con el cuarto, ya que elevan el nivel de calidad de la serie), al introducir con acierto más personajes supervivientes que los vistos en las páginas dibujadas por Tony Moore. Las distintas personalidades y la forma de adaptarse a la nueva situación global, deberían enriquecer (haciéndolo en parte) las conversaciones y choques entre personajes, que por motivos pocos claros, caen en estereotipos muy manidos, sin lograr transmitir una sensación de miedo y desesperación que sí vemos en el cómic.

Uno de estos cambios más pronunciado se produce en el personaje de Andrea (Laurie Holden), pasando de ser una veinteañera de fuerte carácter, dispuesta a arriesgarse la primera, a una casi cuarentona amargada con poca personalidad y quejica. Entiendo que es necesario tener siempre un personaje así, pero parece que Daryl Dixon (Norman Reedus), uno de los nuevos personajes, ha tomado el manto de la Andrea de papel, para dar paso a un personaje que uno espera que desaparezca de inmediato.

Pero The Walking Dead tiene muchos puntos positivos, como su gran reparto. Dale (Jeffrey DeMunn), Carl (Chandler Riggs), Glenn (Steven Yeun), Shane (Jon Bernthal), Lori (Sarah Wayne Callies) o Morgan (Lennie James) son calcados a sus contrapartidas de papel, en todos los aspectos. Hablan, se mueven, del mismo modo que cada lector ha imaginado en su mente.


Por no hablar de la atracción fundamental, los propios zombies, únicos todos y cada uno de ellos, protagonistas absolutos en la mayoría de los momentos álgidos de la serie, no por que su aparición deviene de un posible ataque, sino por que a veces trasmiten más que la mayor parte de los supervivientes.

A rasgos generales, es una buena serie, no perfecta (hay mucho trabajo a nivel narrativo y de guión que hacer), que por desgracia ha caído en la reiteración del género demasiado pronto, pero que tiene un futuro abierto y esperanzador para el espectador, cuyo éxito de audiencia a nivel global la a catapultado como una de las atracciones de la temporada que viene.

2 Comments:

Anonymous pepe pedro said...

Menudo chasco de serie.

diciembre 15, 2010 10:14 a. m.

 
Blogger Markitos said...

Bastante, y es una pena.

diciembre 17, 2010 4:40 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

<< Home