Advertencia: Este Blog contiene material dirigido a un público adulto e incluye desnudez, lenguaje vulgar y alusiones de tipo sexual. Se recomienda orientación paterna.

martes, noviembre 14, 2006

De viñeta a Viñeta: Los Caballeros de Madripur

Ayer tuvieron el honor de disfrutar de mi primer artículo serio en Es la hora de las Tortas, donde cada persona relacionada al mundo de tebeo en España dedica un momento a hablar de su cómic favorito. A continuación os dejo con el mio, sobre todo por que yo creía que había que hablar de un número o albúm en concreto.

(Bostezo) Anda mira un e-mail, será de Rafa mandándome deberes como siempre. Vaya, pues sí. “Marcos, llevo esperando tu artículo de la sección El Tebeo Favorito de.... desde hace un mes” Jodo, que pesado, ya lo haré cuando me aburra un poco más “Como me imagino que estarás haciendo en el vago (no me extraña que tu sección se titule Es la Hora de la Siesta), te voy a dar un incentivo; como no hagas el artículo para hoy, voy a colgar tus fotos vestido de Robín en la fiesta de disfraces de La Ostra Azul

Hola niños y niñas, esta semana toca deleitaros con mi cómic favorito. Para aquellos que no me conozcan soy el graciosillo de realizar todas las semanas Es la Hora de la Siesta!!!, y el lider de la secta que resulta ser mi blog, En Deconstrucción. El tebeo en cuestión es uno de los pocos números autoconclusivos que realizó Chris Claremont en su primera etapa al frente de Uncanny X-Men, el número 110 del volumen 1 de Forum (número 268 USA, septiembre de 1990), tebeo divido entre los coleccionables 14 y 15 de Panini, dibujado por Jim Lee, titulado Los Caballeros de Madripur.

Estamos ante el último y glorioso año de Claremont, en estado de gracia tras un par de años a la deriva, llevando a la Patrulla-X a morir y renacer de sus cenizas, convertirse en proscritos, la saga Inferno, y por último hacer que pasen todos por el Lugar Peligroso, para de esta manera poder reunir el grupo por enésima vez, subsanando errores pasados. Claremont no utiliza todavía la información reiterativa, sus diálogos son claros y ágiles; aunque es uno de sus mejores números, la estrella es Jim Lee. Desde la primera página te hace tuyo, ese Capitán América ocupando la primera página, escenas de lucha dinámicas inusuales para la época (recuerdo que hablamos de un cómic de hace 16 años), realismo, detallismo puntilloso, y por supuesto, las mujeres dibujadas por Lee.

Nos situamos en Madripur (isla ficticia creada por Claremont para la serie Lobezno) en dos momentos distintos, el actual (año 1990) y 49 años en el tiempo, cuando transcurría la Segunda Mundial. En 1941, una alianza entre la secta de la Mano y el Barón Strucker provoca la aparición en escena de Logan para ayudar al Capitán América ha rescatar a una niña, Natasha Alianovna Romanoff, alias la Viuda Negra. En la actualidad, Lobezno, Mariposa Mental y Jubilo se topan nuevamente con la Viuda Negra, cuando ella perseguía a los gemelos Andrea y Andreas Strucker, en un intento de recuperar alianzas antiguas con el nuevo jefe de la Mano, Matsuo Tsurayaba.


Peleas contra ninjas y soldados alemanes, la mafia de Madripur, retazos del pasado de Logan, conoceremos a un viejo amor, escenas de acción sacadas de películas de serie negra, fueron el motivo que me llevaron a comenzar de manera definitiva coleccionar a los mutantes. Y lo mejor estaba por llegar: Proyecto Exterminio, la guerra civil de La Tierra Salvaje comandada por Pícara y Magneto (con la ayuda de Ka-Zar y Nick Furia), la búsqueda de Xavier por todo el imperio Shi’ar con unos invitados inesperados, la saga de la isla Muir, y como traca final los tres últimos números escritos por Claremont en la inaugurada serie X-Men, con el canto del cisne que tendría que haber sido la muerte definitiva de Magneto.



Evidentemente no contaré el final de Los Caballeros de Madripur, pero al ser un cómic escrito por Claremont, deja al aire una de sus múltiples tramas inconclusas, inacabada debido a su marcha, siendo Scott Lobdell el encargado, con la subtrama de los Arrabistas y su competición absurda de quién mataba al mutante más poderoso, aunque al final tuvo que ser Fabián Nicieza quién lo concluyó en un crossover entre X-Force y los Nuevos Guerreros, perdón, New Warriors, siguiendo la moda actual de Marvel.


Una cosa. Cómo sabe Rafa que fui a la Ostra Azul y me hicieron fotos, si no se lo dije a nadie que iba.

Y como cada martes, Es la Hora de la Siesta!!!

8 Comments:

Blogger Pico de Oro said...

¿Qué hacías tú en un bar gay?
Te estás echando a perder desde que escribes en esa página infernal.

Muy bueno tu artículo (sin chiste). Un besote.

noviembre 15, 2006 11:12 a. m.

 
Blogger Pussy Galore said...

voy a pasarme por La siesta a decir unas cuantas guarradas.

noviembre 15, 2006 11:26 a. m.

 
Blogger Pepe Pedro said...

Es un comic cojonudo, de esos que se ven poco.

noviembre 15, 2006 12:40 p. m.

 
Blogger Roque said...

alabo tu gusto por Jim Lee, no tanto el de vestirte de Robin.

noviembre 15, 2006 12:40 p. m.

 
Blogger Markitos said...

Mi idea era vestirme de Catwoman, pero son cosas que pasan.

noviembre 15, 2006 3:53 p. m.

 
Blogger tebeonauta said...

Cuidado que Rafa me ha dicho que va a publicar las fotos un día de estos.
Por cierto, cuando leí este cómic hace años me impresionó el dibujo de Jim Lee tanto que me pareció estar ante el nuevo Neal Adams.

noviembre 16, 2006 4:29 p. m.

 
Anonymous Mario said...

Yo es que no veo diferencia entre Jim Lee y, por ejemplo, David Finch. En cambio a uno nos le calzamos (Finch) y el otro es un ídolo (Lee).
A mí el Lee de los Actos de venganza de la Patrulla aún me parece excepcional, pero para mí es un dibujante que ha retrocedido y sobre todo, que ha dado pie a un estilo infumable. Por ejemplo el glorioso Silvestry de los 80 se ha difuminado en el estilo hot de Lee y ahora es un dijante del montón...

Y además no le perdono que se cargara a la Mariposa original por una rancia versión de Elektra, aunque no fuera idea suya :-P

Saludos!
Mario

noviembre 24, 2006 5:04 a. m.

 
Blogger Markitos said...

Más quisiera Finch parecerse a Jim Lee, en todo: calidad y narrativa.

El problema es la cantidad de clones que salieron en los 90, que han terminado desvirtuando al propio Lee. Silvestri comparte con McFarlen una vagancia muy exacerbada, ya que ni dibuja, son sus negros quien terminan sus dibujos.

Yo siempre he preferido los primeros trabajos, de muchos dibujantes que los actuales: Pacheco, Leinel Yu, Byrne, Lee, Ramón Bachs, son mucho más frescos y normalmente con más calidad.

noviembre 24, 2006 11:51 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home