Advertencia: Este Blog contiene material dirigido a un público adulto e incluye desnudez, lenguaje vulgar y alusiones de tipo sexual. Se recomienda orientación paterna.

jueves, agosto 24, 2006

De viñeta a Viñeta: Doom Patrol

Cualquiera que haya leído un sólo cómic escrito por Grant Morrison, obtiene a cambio un torrente de ideas, humor negro, sexo (implícito o explícito), y sobre todo una sensación que el escoces se mete cualquier cosa desde por la mañana, ya que mucho de lo que ocurre en sus historias es una paja mental paranoica, de la cual siempre sale victorioso, teniendo la sensación que se está riendo de uno, ya que sus numerosas fobias suelen ser un sin sentido continuo.
Llevo más de quince años oyendo las numerosas alabanzas de Doom Patrol (La Patrulla Condenada) que realizó a partir de 1989, donde se realizaron los mejores números del grupo. La verdad es que tenía ganas de leer La Patrulla Condenada de Morrison, para comprobar sus virtudes. Y gracias a la nueva reedición llevaba a cabo por Planeta, he podido comprobar por qué es merecedora de tales alabanzas.

Bien es cierto que Morrison crea nuevos personajes típicamente suyos, como Crazy Jean (mujer de mil personalidades con sus correspondientes mil poderes), villanos imposibles como los hombres tijera y el culto del Libro no escrito, un trasunto romántico de Jack el Destripador, amigos invisibles asesinos, o el grupo de villanos llamados la Hermandad de Dada, etc...
Las primeras sagas sirven de presentación del nuevo grupo y de los personajes confeccionados por Morrison, con historias algo absurdas pero que marca el camino que seguirá la serie, villanos y situaciones extravagantes, con un toque mágico y surrealista, mucha mística, donde tiene cabida todo lo extraño del Universo DC (propósito por el cual fue creada la Patrulla Condenada en 1964, superhéroes de lo oculto). Hay que ser sincero, no me imagino a Superman pegandose con Jack el Destripador en un mundo-sueño paralelo, donde la lógica es ilógica, y la mágica marca las leyes físicas.

Tras unos siete primeros episodios que no aportan (bajo mi punto de vista) mucha originalidad al género de superhéroes, aunque situaciones un tanto atípicas para la época (finales de los ochenta), que me llevaron a pensar que no era para tanto las grandes críticas, la saga, El cuadro que se comió Paris, empieza a demostrar todo lo que yo había oído; grandes ideas, una historia más grande que la vida misma, acorde al atípico grupo de superhéroes que es la Patrulla Condenada, batalla contra la Hermandad de Dada, villanos absurdos como impecables, que si hubieran sido creados por otro guionista menos conocido, habría cavado su propio despido. Y este es un punto a tener en cuanta, ya que Morrison venía a remontar las paupérrimas ventas del título, de esta manera tenía camino libre para hacer todo aquello que quisiera, por absurdo o inadecuado que fuera.

El gran pero es el apartado gráfico; Richard Case y Dough Braithwaite no son grandes dibujantes, ni grandes narradores. Estamos hablando de la época anterior a Image, donde el dibujo no era lo primordial. Sin ser nada de otro mundo, Richard Case tiene un dibujo feo, estático, personajes rígidos y feos, diseños más que discutibles, fondos inexistentes, que la editorial lo coloca al frente de la serie para que mes tras mes entregue puntualmente las páginas, y de esta manera siempre llegue el cómic a los kioscos; Case es trabajador, pero no consigue que los histriónicos guiones se entiendan, más bien confunden, enrevesado las extrañas ideas de Morrison. Si esta serie hubiera tenido otro dibujante más capaz, un Simon Bisley, autor que se ocupaba de las portadas, un Dave Gibons, un Arthur Adams, cualquier otro con un pizca de calidad, pero sobre todo imaginación artística y visual, estaríamos hablando de un clásico, de una obra a tener mucho en cuenta.

Tras la conclusión de El cuadro que se comió Paris, inesperada y sorprendente, Morrison ha cogido las riendas de la serie, ha hecho suyos todos sus personajes, deleitandonos con un recorrido por la mente de Crazy Jean, representada por una línea de metro, donde cada parada es una de las mil personalidades del personaje; una nueva saga donde vuelve a aparecer el culto del Libro no escrito, con nuevos sicarios que harían las delicias de Terry Gillian y Dalí (por cierto, la saga se desarrolla en Barcelona, donde la acción trascurre en todas las obras de Gaudí, aunque con el dibujo de Case, puede ser cualquier ciudad), y presentando un nuevo aliado de la Patrulla Condenada, Willoughby Kipling, homenaje de Morrison al personaje creado por Alan Moore en las páginas de La Cosa del Pantano, John Constantine; y una vez resuelto el nuevo conflicto, una divertida historia sobre dos villanos clásicos de la Doom Patrol original.


Aunque todo lo ocurrido anteriormente es el preludio a la actual saga: Danny la calle viviente, la agencia de asesinos Hombres N.A.D.I.E., un supervillano obsesionado con telecomedias (risas enlatadas incluidas), Flex Metallo superheroe olvidado por todo el mundo, dos razas de alienígenas extravagantes enfrentados por la última flor del árbol de la sabiduría/ridículo, la nueva base de operaciones de la Patrulla Condenada, cambios en uno de los componentes del grupo, y más delírios.



En definitiva, Grant Morrison desatado, que sentó las bases de lo que ahora conocemos por la línea Vértigo de DC, cómics adultos. El espectáculo está servido.

7 Comments:

Blogger Pussy Galore said...

qué gran diseño la imagen de la calle, la penúltima foto.
Buen fin de semana!

agosto 25, 2006 10:29 a. m.

 
Blogger Markitos said...

Ese es Danny La calle. que viaja por toda la Tierra visitando ciudades, por cierto adora Berlín.

agosto 25, 2006 10:33 a. m.

 
Anonymous Ros said...

esto... tengo que verlo con más detalle... lo último que me he leido ha sido algo así como si superman fuera comunista que me lo dejó mi brother... porque yo en comic y de comic entiendo poco y de lo que me pasa él, para qué negarlo...

agosto 25, 2006 12:28 p. m.

 
Blogger Markitos said...

Era una historia de Otros Mundos, donde Superman cae en la Unión soviética comunista; está escrito por Mark Millar.

agosto 25, 2006 1:43 p. m.

 
Blogger Pico de Oro said...

Un poco psicodélico esta patrulla condenada, con toques de ciencia ficción (por los extraterrestes) y magia.
¿cuántos números llevan en España?

agosto 25, 2006 7:19 p. m.

 
Blogger Markitos said...

Casi me olvido de tí. Pues han salido 10 números dobles por ahora(en cada número vienen dos tebeos); creo que estamos a la mitad de la serie, más o menos.
Compra si quieres el 9 y el 10 que es el inicio y desarrollo de la última saga, y ya me dirás.

agosto 28, 2006 12:59 p. m.

 
Blogger Pepe Pedro said...

Cojonuda, de lo mejor que se publica ahora en superheroes en España.
El señor Morrison se debía meter cada cosa a la hora de escribir las paranoias de la Patrulla condenada.

agosto 28, 2006 7:00 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home